Si la leche materna genera tantos beneficios, ¿por qué solo el 7,8% de las madres lactan en República Dominicana? (Endesa). Para lactar es necesario querer lactar y tener tranquilidad.  No requiere gran inversión y es muy rentable.

Las mujeres dominicanas no están convencidas de las ventajas de la lactancia materna exclusiva los primeros seis meses.  No se lo han informado.  Muchas recién paridas alegan: “¿Por qué  voy a lactar si la formula es nutritiva, tiene vitaminas e hierro?, o “! Es que no doy leche, el bebé no quiere el seno!” o “!No quiero que se me caigan las tetas!”.

¿Qué hace que las mujeres de nuestro país no lacten? Nuestro sistema de educación no instruye sobre los beneficios de la lactancia materna.  El desconocimiento  es un medio de cultivo para los mitos, también en temas de lactancia materna. Solo beneficia al mercado de la leche artificial. Quizás el Ministerio de Educación  considera que es incitar a las niñas a embarazarse.

El Ministerio de Salud no muestra gran interés en el tema.  Si queremos incentivar la lactancia materna  es imprescindible contar con información sostenida en todos los centros de salud.

Desde antes de quedar embarazada y durante todo el embarazo la mujer debe beber de los beneficios de la lactancia materna.  Es una tarea de educación continua. No se trata de un banco de leche costoso en un único  hospital del polígono central.

La lactancia materna tiene múltiples ventajas sobre la fórmula o leche materna artificial. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la leche materna es el mejor alimento que la madre puede ofrecer al recién nacido durante los seis primeros meses de vida. A partir de los seis meses se puede continuar con el amamantamiento durante el tiempo que la madre desee siempre junto con la introducción del resto de alimentos.

Para el monstruo sin rostro del mundo globalizado, la economía, la lactancia materna presenta grandes  beneficios: disminuye la mortalidad infantil y los gastos en salud de la madre y del Estado.  Al estar sano el bebé, la madre no falta al trabajo por lo que reduce el ausentismo laboral femenino.  Con la Lactancia Materna exclusiva bajan los gastos en alimentación.  Por seis meses no  hay que comprar leche, ni teteras, ni biberones, ni ollas, ni gastar en gas para hervirlos;  una gran ayuda económica para la familia o para la mujer que asume la maternidad sola.

Lactar nos pone en contacto con nuestra condición humana.

Promover la lactancia materna es proteger la vida.