Las Naciones Unidas hace un preámbulo que dice textualmente: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

Según la definición de la RAE (Real Academia Española) EL RESPETO: Es la consideración de que algo es digno y debe ser tolerado.

Me gustaría recordar a la sociedad, legisladores y a todas aquellas personas responsables de una manera directa o indirecta del bienestar del pueblo Dominicano, y como no para aquellos que quieren imponer sus creencias por encima de los derechos humanos ya establecidos y apoyados a nivel mundial, desde el 1948.

“La Declaración Universal de los Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 en su (Resolución 217 A (III)) como un ideal común para todos los pueblos y naciones. La Declaración establece, por primera vez, los derechos humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero y ha sido traducida a más de 500 idiomas."

Las Naciones Unidas hace un preámbulo que dice textualmente: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

ARTÍCULO 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

ARTÍCULO 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónoma o sometida a cualquier otra limitación de soberanía.”

Y así más de 25 artículos en defensa de todos y todas.

Todo está escrito, pero ahora queremos imponer creencias en función de lo que pensamos que es lo correcto, en función de nuestra religión o prejuicios o hasta cierto punto de nuestra ignorancia, porque efectivamente la ignorancia es muy atrevida y muy agresiva, porque cuando juzgamos desde el odio se violan derechos tan fundamentales como los ya expuestos.

No juzgar es fundamental para poder vivir en una sociedad que no todos pensamos igual. Respetar a los demás es la clave para una convivencia adecuada en una sociedad tan carente de empatía y que a base de salmos mal gestionados se hace daño a la integridad física y emocional de personas que sólo quieren vivir en paz.

No creo que la biblia esté mal escrita, si mal interpretada a conveniencia de muchos y muchas.