Si Danilo logra superar la trampa que le tendieron desde adentro con la desastrosa sentencia 168-13 (un verdadero atentado a la paz que necesita para gobernar); y si logra también superar el otro atentado de sus enemigos internos, el mamotreto de reforma del Procesal Penal, es posible que salga suficientemente fortalecido para poder frenar esta estúpida campaña electoral adelantada que amenaza envilecer su gestión, o por lo menos exigir a los promotores del nuevo vuelve y vuelve que con golpes tan bajos no se vale. Si no lo hace pronto, no sé con quiénes terminará gobernando este país