Negro nubarrones (señores dije nuba…) nos están presagiando tiempos difíciles en el panorama político dominicano. Relámpagos juntos a aguaceros dispersos trae Hipólito Mejía con  Miguel Vargas. Saque su paraguas no valla a ser que suceda como la canción de Negrito Chapuseaux: “Ay si las vacas volaran”. Nunca entenderé como hay gente que con el mareo de llegar al poder hacen todo lo posible por joderse.

La brisa navideña se siente y con ella quien pretende cambiar lo malo para hacer lo que nunca se ha hecho, pero viene acompañada de una granizada de margaritas que nos indica el camino que aparentemente seguirán porque esta unida no solo maritalmente sino ideológica y políticamente. Solo hay que recordar el famoso enfrentamiento através del Twitter de ella con estudiantes y periodistas que defendían el cuatro por ciento, teniendo luego que retractase velozmente.

Lo cierto es que el firmamento político no esta nada claro.

Sucederá lo mismo que en el anuncio del BHD? Al insistir comprarle a un cultivador de flores las llamadas flor del sol. Perdón no se parecen en nada porque estas son margaritas y tienen otro dueño.

Nuestras madrugadas son un poco más frescas, como frescas son las ilusiones y la compra de conciencias que nos tratan de hacer.

A correr fanáticos, ya salieron las encuestas, ¿Quién llegara primero? Con anteojeras y fuetes corriendo por dentro se encuentra un jinete sin pelo Hipólito, en carrozas con dos corceles de la cuadra morada se encuentra Margarita ondeando su hermosa pamela.

¿Quién ganara fanáticos? Las premoniciones (encuestas) están a la orden del día.

Hagan sus apuestas antes de que sea tarde