Este ha sido el pan nuestro de cada día en el sector justicia. Muchos abogados, ajenos a la tecnología y de avanzada edad, han visto de frente la barrera de la tecnología, que por demás es poco amigable cuando se tiene que aplicar de forma inmediata.

Un hecho demostrado es que ni los abogados, ni

la justicia, estaban preparados para el COVID. Esta realidad es la misma en

muchos otros sectores. Cada quien esta trabajando sobre la marcha y cada día

que pasa, es impredecible, no se puede preveer lo que sucederá al día

siguiente.


Este ha sido el pan nuestro de

cada día en el sector justicia. Muchos abogados, ajenos a la tecnología y de

avanzada edad, han visto de frente la barrera de la tecnología, que por demás

es poco amigable cuando se tiene que aplicar de forma inmediata.


También han visto de frente, los

que se han podido adaptar, las limitaciones de la tecnología a los pilares del

debido proceso: oralidad, publicidad e inmediación, cuestiones que son

imposibles de salvar con el uso de la tecnología, en los juicios de fondo en

material penal y los de prueba y fondo en materia laboral, por mencionar dos.


Sin embargo, el esfuerzo que ha

hecho el Poder Judicial en lo que concierne al establecimiento de la justicia

virtual, ha sido loable. Todavía el personal administrativo no se adapta, sin

embargo, los jueces han podido impartir justicia en los casos urgentes

(recursos de amparo, medidas de coerción, medidas cautelares, etc).


Muchos abogados se resisten a la

justicia virtual, porque no tienen la logística que implica estar con sus

clientes en un ambiente profesional, donde puedan estar lo suficientemente

distanciados uno de otro. Muchos abogados tienen oficinas muy pequeñas y otros

simplemente, comparten oficina con otro que tenga una.


No obstante, cada parte debemos hacer un

esfuerzo. Los abogados de avanzada edad, son los menos indicados para

arriesgarse a ir a un tribunal, a conocer una audiencia, a la que se puede

acceder hasta de su mismo celular, primordialmente en materia civil ordinaria,

amparos, referimientos, medidas cautelares, medidas de coerción, etc.


 Los

juicios de fondo en materia penal y de prueba y fondo en las demás materias,

pueden conocerse por cita presencial, siempre que las partes de previamente de manera

virtual establezcan que están listas para conocer el fondo o que están listas

para producir sus testigos.


 Sin embargo, el Poder Judicial debe hacer un

esfuerzo para que cada privado de libertad conozca su caso por cita, no

pudiendo estar todos juntos dentro de una misma sala, ya que no se sabe la magnitud

en la que están infectadas las cárceles del COVID19.


Los abogados y el colegio de

abogados, en la persona de su presidente, deben cooperar y hacer lo posible,

juntos y con la cooperación de los colegas, para que los casos urgentes se

conozcan vía virtual. Lo demás debe establecerlo el Poder Judicial de forma

presencial, con el debido cuidado de lugar.