Y seré feliz porque Dios me ha dado muchos motivos para agradecerle.

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Hoy quiero hablarles de una reflexión que yo hice. Para si les conviene que la apliquen, y ojala pueda servirles como a mí.

Hoy voy a sonreír porque me hace bien.

Y seré feliz porque Dios me ha dado muchos motivos para agradecerle.

Todo lo tengo por su infinita misericordia.

Gracias por darnos a tu hijo.

Por a través de porque a través de él recibimos el Espíritu Santo Gracias Dios mío. Por ser tu hijo.

Hoy quiero sentirme feliz, porque soy tu hijo y hermano de Cristo.

Gracias por la vida que me has dado.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.