La rapidez, energía y énfasis con que portavoces del gobierno desmintieron la versión que pretendía endilgar al Palacio favoritismo hacia determinado precandidato presidencial, evidencia que la administración de Danilo Medina no vacila en  defender su reputación.

Lo hace a capa y espada. Es hipersensible, y hasta impulsiva, cuando detecta factores adversos y de riesgo contra el tesoro más preciado de Medina: su alto nivel de aceptación, sin precedentes, a casi dos años de gestión gubernamental.

Habría bastado con la prontitud y precisión del “speaker” Roberto Rodríguez Marchena para cerrar a tiempo, en forma proactiva, la Caja de Pandora abierta por el aspirante presidencial Francisco Javier García, al denunciar que seguidores suyos estaban siendo despedidos del gobierno.

“No conozco el nombre de ni siquiera una persona que haya sido cancelada por motivos políticos ni por caprichos de nadie durante esta administración”, dijo el portavoz.

Al parecer estas palabras –retrato de la caballerosidad de Rodríguez Marchena- necesitaban un refuerzo. En ese contexto sale a escena José Ramón Peralta, ministro administrativo de la Presidencia, quien, además de ser el cuidador de la caja en la Casa de Gobierno, es una especie de backup, enmendador y creador de “frame”  o marco a las posiciones oficiales.

Los mensajes claves de Peralta brotaron a raudales.  La espina dorsal: hay  que trabajar 24 horas para el gobierno. Su campo semántico  no sólo fue un tapón a la boca de Francisco Javier, sino una tunda verbal desafiante, que debe ser tomada en cuenta por todos los aspirantes presidenciales peledeístas con cargos públicos.

El funcionario halló  terreno fértil para arremeter porque Francisco Javier –un hombre curtido en estrategia política- cayó en la tentación de una denuncia efectista,  estridente y sin evidencias.

“Todos los funcionarios deben enfocarse en trabajar en el gobierno. Eso tiene que estar bien claro. No pueden estar apoyando candidaturas en este momento. El objetivo es hacer un buen gobierno y en eso tenemos que enfocarnos”, advirtió Peralta.

Francisco Javier, ministro de turismo, y Temístocles Montás, ministro de economía, deberían iniciar esta semana renunciado a sus cargos. Claro, si tienen dignidad.

Víctor Bautista

Twitter: @viktorbautista