Durante el incendio en la tienda Casa Mora de La Vega murieron tres hombres luego de salvar a 83 personas.

SANTO DOMINGO.- Las precarias condiciones salariales de los bomberos del país son de conocimiento general, siendo muchos de ellos voluntarios que por solidaridad prestan sus servicios. Pero siniestros como el de esta semana en La Vega que cobró la vida de tres de ellos vuelve a poner en perspectiva el riesgo de la labor y la forma en que esta es retribuida.

Durante el incendio en la tienda Casa Mora de La Vega murieron tres hombres luego de salvar a 83 personas.

Pero, ¿quiénes eran estos héroes, quiénes le sobreviven y cómo el Estado les retribuía por arriesgar su vida constantemente?

César Abreu, jefe de bomberos de La Vega detalló en El Despertador del Grupo SIN que un bombero recibe cada mes 5,000 pesos del ayuntamiento en que operen y otros 5,000 a través del Ministerio de Interior y Policía.

“10,000 pesos no creo que sea algo relativo para tú poder mantener una familia, todos tenían doble trabajo”, dijo Abreu, quien además detalló quiénes eran estos hombres

Comenzó diciendo que una de las víctimas fue el mayor Junior Concepción, de 49 años. Este era especialista en rescate aéreo y recientemente había llegado de Colombia donde recibía otro entrenamiento. Este dejó cuatro hijos en la orfandad y se dedicaba a cuidar a su madre enferma de cáncer.

Orvis Farías, 22 años, también murió aplastado por los anaqueles durante el incendio. Este era joven en el cuerpo de bomberos y hace un año se había casado. En la orfandad dejó a una niña de un mes y medio de nacida.

Entre las víctimas está también el sargento mayor José Luis Mujica. Durante 30 años había servido como bombero, cuerpo al que se integró luego de haber sido policía.