El “Memphis” había fondeado en Santo Domingo el 23 de julio bajo el mando del  contralmirante Charles F. Pond, Jefe de la División de Cruceros de la Escuadra del Atlántico.

SANTO DOMINGO.- Al conmemorar los 105 años del naufragio del uno de los barcos de guerra más poderoso de los USA frente a las costas dominicanas.

El 29 de agosto de 1916, en plena ocupación norteamericana, sucedió un evento que como dijeron mis compañeras, cumple 105 años, y fue el naufragio del buque de guerra USS Memphis, luego de un mal tiempo que no solo encalló al poderoso acorazado, sino que mató a decenas de sus ocupantes.

El USS Tennessee Crucero armado Número 10, retitulado Memphis el 25 de mayo de 1916 fue autorizado por el congreso de los Estados Unidos en julio de 1902, y su construcción fue establecido por el Cramp Shipbuilding Co, Filadelfia, Pa, el 20 de junio de 1903 y puesto en marcha el 3 de diciembre de 1904.

El “Memphis” había fondeado en Santo Domingo el 23 de julio bajo el mando del  contralmirante Charles F. Pond, Jefe de la División de Cruceros de la Escuadra del Atlántico. Su misión era dar apoyo a la fuerza de marines desplegada en el país y actuar como buque de protección,

Su llegada coincidió con el inicio de la “temporada alta” de huracanes y, en principio, sub comandante Beach decidió mantener encendidas cuatro calderas para poder cambiar de aires con rapidez si la cosa se ponía difícil, pero aquel año se realizaban economías, y el contralmirante Pond le “convenció” de que dos calderas encendidas y cuatro en “stand by” serían suficientes.

El 22 de agosto por la tarde el barómetro cayó repentinamente y, sospechando que un huracán rondaba su carrera, Beach ordenó encender calderas suplementarias e izar las embarcaciones menores,

El huracán no llegó hasta que el martes 29 de agosto, dia que amaneció estupendo con una ligera brisa del noreste. A mediodía el termómetro marcaba 26º, dos menos de lo habitual.. A partir de las 3 y 30 de la tarde ,la cosa empezó a ponerse fea; algunas olas que ya empezaban a romper lo hicieran en la cubierta de botes, enviando cascadas de espuma a través de los ventiladores.

El acorazado Memphis fue arrastrado desde más de un kilómetro mar adentro hacia la costa. A eso de las 5 de la tarde, una pavorosa ola sísmica de más de 100 pies de altura, más alta que el obelisco macho del malecón , lo golpeo salvajemente , como una caja de zapatos.

El balance trágico fue de 43 marines y 3 dominicanos muertos y 204 heridos, vencidos por los ataques de aquel poderoso y devastador tsunami. El acorazado Memphis, con una eslora de 505 pies, esto es, unos 170 metros, casi el largo de una cuadra típica de la parte baja de la ciudad, con un calado de 25 pies y unas 17 mil toneladas de peso, había naufragado.