Moliné Rodríguez y Redondo Llenas fueron condenados a la pena máxima, diez años después la Suprema Corte de Justicia confirmó la pena para el primo de la víctima y rebajó a 20 la pena de su cómplice. 

SANTO DOMINGO.- El 04 de mayo de 1996 la sociedad dominicana se conmocionó al descubrirse el cuerpo de José Rafael Llenas Aybar, de once años, en la laguna Arroyo Lebrón del kilómetro 24 de la autopista Duarte, atado con cinta adhesiva y con 34 puñaladas, debido a la naturaleza trágica del hecho todavía a 26 años del crimen genera consternación.

De acuerdo con la cronología del caso ventilada en los medios de comunicación, el día anterior, el 3 de mayo, Llenas Aybar había llamado a su madre para informarle que asistiría a una plaza comercial del Distrito Nacional con su primo Mario José Redondo Llenas para ver una exposición de motores, una hora más tarde Redondo Llenas llamó a Ileana Aybar para decirle que había dejado a su hijo en otro lugar, lo que preocupó a la señora porque no era el comportamiento habitual del adolescente.

Ileana Aybar fue a buscar a su hijo y no lo encontró en la Plaza la Bolera ni había tal exposición y desde ese momento se desató la búsqueda del niño que terminaría con el funesto hallazgo al día siguiente.

El cadáver de Llenas Aybar fue encontrando el 4 de mayo de 1996 por dos campesinos, flotando en Arroyo Lebrón, las investigaciones y las pruebas encontradas en el lugar se contaminaron o desaparecieron lo que hizo que el caso fuera un poco más complicado para determinar la cantidad de atacantes, armas utilizadas, así como la preparación del cuerpo antes de realizar la autopsia.

En el lugar, sin embargo, apareció un papelito con el número de teléfono de la novia de Juan Manuel Moliné Rodríguez, cuyo vínculo llevó hasta Redondo Llenas por la amistad con Moliné que más tarde sería acusado como cómplice.

Moliné Rodríguez y Redondo Llenas fueron condenados a la pena máxima, diez años después la Suprema Corte de Justicia confirmó la pena para el primo de la víctima y rebajó a 20 la pena de su cómplice y amigo.

En el 2016 Juan Manuel Moliné Rodríguez salió en libertad, mientras que Mario José Redondo Llenas aún se encuentra en prisión, restándole unos cuatro años para cumplir la condena.