Aunque aseguran que la guerra no los asusta, doña Anna dice que ella y su marido sí están enojados.

SANTO DOMINGO.- El ataque del Ejército ruso a la ciudad ucraniana de Bucha, donde fueron hallados los cuerpos atados de cientos de civiles, no ha impedido que una pareja de ancianos, que ha estado casada por 58 años, luche a diario para continuar sus vidas y sobreponerse a la invasión armada.

La historia de sobrevivencia de Anna y Grigory Zamogilni en una ciudad que ha quedado como símbolo de la devastada por la invasión rusa y  donde los cadáveres yacían en las calles, ha cautivado al mundo.

Anna, de 80 años, y Gregory, de 84, han compartido sus vidas desde hace 58 y en esta etapa de sus vidas enfrentan con fe la adversidad de la guerra.

Aunque asegura que la guerra no los asusta, doña Anna asegura que ella y su marido sí están enojados.

Al recorrer la ciudad de Bucha tras la retirada del Ejército ruso de esa localidad ubicada en la afueras de Kiev, el presidente Volodímir Zelenski visitó a la pareja.

Zamogilni también contó su experiencia cuando los militares rusos tomaron la ciudad.

La ciudad de Bucha, donde las autoridades han hallado más de 400 cadáveres de civiles, se encuentra en el centro de las denuncias de Ucrania y otras naciones que exigen que el presidente ruso, Vladimir Putin, sean procesado por crímenes de guerra.

Con imágenes e información de la Agencia turca Anadolu, Carolina Cepeda Noticias SIN.