El agresor deberá cumplir la pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR) Najayo Hombres, en San Cristóbal.

SANTO DOMINGO.- El Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional impuso 10 años de prisión a un hombre que el año pasado le quitó la vida a su expareja en un centro de diversión en el sector La Ciénaga.

Las juezas que llevaron el caso. Arlin Ventura, Milagros Ramírez y Leticia Martínez Noboa, sentenciaron a José Miguel Ramos Ramírez, quien deberá cumplir la pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR) Najayo Hombres, en San Cristóbal.

Durante la audiencia, la fiscal litigante Yuderki Utate presentó las pruebas testimoniales, documentales, periciales y audiovisuales que fueron acogidas por el tribunal para dictar la condena.

El expediente instrumentado por la Fiscalía del Distrito Nacional establece que el procesado cometió el hecho cuando la víctima, Carmen Medina, se encontraba en compañía de una hermana en el referido centro de diversión.

La instancia indica que el crimen se escenificó tras una pelea que se generó entre la pareja del agresor en ese momento y la hoy occisa, lo que hizo que fueran sacarados del establecimiento.

Una vez en la calle, cuando Medina se disponía a retirarse del lugar, el hombre tomó un fragmento de botella y le causó una herida.

De acuerdo con la autopsia practicada por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), Ramos Ramírez le causó a su expareja una herida cortopunzante en el lado izquierdo del cuello, lo que le produjo un shock hemorrágico por lesión en vena yugular que le ocasionó la muerte.

La conducta del agresor fue calificada por el Ministerio Público como homicidio voluntario, delito previsto y sancionado en los artículos 295 y 304 del Código Penal.