Los países de renta media, advirtió, enfrentan graves adversidades, que apuntan a peligrosas crisis económicas.

SANTO DOMINGO.- El presidente Luis Abinader planteó en la VII Reunión Iberoamericana de Ministras y Ministros de Hacienda y Economía que el acceso desigual al financiamiento afecta la capacidad de los países de garantizar suficientes vacunas y a precios asequibles.

Esta situación, advirtió, implica distintos ritmos de inmunización y consecuentemente una recuperación dispar que podría incrementar aún más la desigualdad.

Al calificar el encuentro de ministros de economía iberoamericanos de importante y vital para millones de seres humanos en el planeta, el presidente Abinader subrayó que también lo es para el desarrollo justo e inclusivo de las naciones, en medio de la pandemia generada por el Covid-19.

Los países de renta media, advirtió, enfrentan graves adversidades, que apuntan a peligrosas crisis económicas, además que la pandemia ha ocasionado un aumento significativo en los niveles de endeudamiento de la mayoría de los países.

“Hemos tenido que adaptar nuestros sistemas de salud, ampliarlo y proteger también el empleo y la economía de millones de familias”, precisó.

Abinader expuso que nunca antes se habían enfrentado desafíos tan complejos que requirieran de una acción coordinada y accionar como una sola voz.

Sostuvo que iberoamérica cuenta con la fuerza suficiente de su gente y la determinación de sus gobiernos para no ser un actor más del tablero global, sino para ser un actor de cambio con voz propia y la fuerza suficiente para transformar el mundo.

Además, alertó que retos latentes como el cambio climático, la cuarta revolución industrial, la transición ecológica, no podrán ser enfrentados con determinación sin los mecanismos financieros suficientes que garanticen una buena salud a largo plazo de las finanzas estatales.

El evento reunió a ministras y ministros de los 22 países iberoamericanos y representantes de organismos multilaterales, donde fueron analizados los pasos necesarios para la recuperación de la crisis de la COVID-19.

Hablando por primera vez en un evento de esta naturaleza desde que el país obtuvo la secretaría Pro Tempore el pasado mes de abril , el presidente Abinader reveló que esta reunión de ministros de economía se realizaba a iniciativa suya y del presidente de España, Pedro Sánchez, cuando estuvieron participando de la XXVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Andorra.

Además de los ministros ministras de economía y hacienda 22 países, participaron virtualmente la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan y de forma presencial estuvieron los ministros de Hacienda, José Manuel (Jochi) Vicente, de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez y de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton.

Se debatieron, además, las necesidades financieras de la región frente a los efectos de la pandemia de la COVID-19, así como el equilibrio entre los ingresos y gastos y la sostenibilidad de la deuda pública.

Abinader dijo que apoya la iniciativa del Fondo Monetario Internacional (FMI) de aprobar una asignación general de Derechos Especiales de Giro en un monto equivalente a US $650 mil millones para contribuir a la provisión de liquidez y beneficiar a todos los países miembros en su recuperación económica de esta crisis.

Sin embargo, el presidente dominicano entiende se debe ir más allá para reclamar y conseguir nuevos mecanismos que consoliden la posición y ganar esta batalla que se plantea. Observó que las necesidades de financiamiento en el corto plazo seguirán siendo altas, dado que las recaudaciones fiscales pueden tomar cierto tiempo en volver a su trayectoria pre-pandemia, y es necesario seguir mitigando los efectos sanitarios y económicos del COVID-19.

Para el mandatario dominicano es imperativa la necesidad de estudiar y, en caso de que se vea conveniente, promover la adopción de un nuevo marco o estándar multilateral de valoración de riesgos financieros y macroeconómicos que incorpore la particularidad de la situación de la COVID-19.

Cree que se debe promover la discusión, y en el contexto actual la posible suspensión, sobre los sobrecargos en los préstamos de apoyo financiero del FMI para contribuir a reducir las necesidades de financiación de algunos países de renta media que más lo necesitan, manteniendo simultáneamente la solidez financiera de la institución.

También, ve necesario apoyar la discusión de mecanismos y herramientas de política económica para responder a la crisis y mantener a sus países dentro de la ruta para cumplir con la Agenda de Desarrollo 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Debemos promover el análisis de posibles capitalizaciones de los bancos multilaterales de desarrollo de América Latina y el Caribe y considerar la posibilidad de utilizar recursos adicionales para financiar, en condiciones blandas, proyectos en áreas de desarrollo sostenible, tales como salud y agua potable, para los países más vulnerables de la región”, dijo.

El presidente Abinader señaló que la mayor parte de los países iberoamericanos han tenido tradicionalmente acceso a los mercados de crédito internacional a una mayor tasa de interés que la que pagan los países más desarrollados.

Expuso que se ha puesto una vez más de relieve la brecha existente entre economías avanzadas y emergentes en el acceso a financiamiento suficiente y barato, para enfrentar las necesidades de gasto extraordinario que creó la pandemia del COVID-19.

“La misión de esta Reunión Ministerial es, por tanto, muy específica: reducir, cuanto antes, los factores que pueden lastrar de manera determinante nuestra recuperación. En primer lugar, el acceso a las vacunas, y, en segundo lugar, al financiamiento”, dijo la secretaria general Iberoamericana.

Se recuerda que el país será sede de la XXVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en 2022.