El presidente Luis Abinader destituyó a varios funcionarios entre ellos, la comunicadora Brenda Sánchez y los músicos Niní Cáffaro y José Virgilio Peña Suazo, mediante el Decreto 366-20.


Brenda Sánchez fue destituida en el referido decreto, en su artículo 16, como directora General del Gran Teatro del Cibao. Mientras que, Peña Suazo fue destituido en el referido decreto, en su artículo 12, como viceministro de Cultura.


De igual modo figura la cancelación del cantante Niní Cáffaro como director artístico del Teatro Nacional.


También, destituyó a Dagoberto Tejeda Ortiz como asesor de la Comisión Nacional del Carnaval. Igualmente, a Félix Germán, como director general de Bellas Artes.


Además, quedó derogado Juan Manuel Hidalgo, quien se desempeñaba como presidente de la Comisión Nacional de Espectáculo Públicos y Radiofonía, así como Pedro Antonio Valdez, como director ejecutivo de la Feria del Libro y René Marette Thomás como subsecretario de Estado de Cultura para la Zona Norte.