Dijo que al empezar su gobierno con una pandemia, no puedo iniciar inmediatamente con una reforma policial, por eso inició seis meses después.

SANTO DOMINGO.- “Al tener el confinamiento y toque de queda no le entramos, cómo se dice coloquialmente, a la seguridad ciudadana, y a la reforma policial”, así lo considera el presidente Luis Abinader tras hablar de las críticas de su gestión.

Alega que la reforma policial no se inició inmediatamente ya que la  pandemia no se lo permitió.

“Al empezar con una pandemia no empezamos inmediatamente con una reforma policial y tuvimos que empezar seis meses después”, dijo el mandatario.

Los miembros de la comisión que trabajará en la transformación y modernización de la Policía Nacional, son Servio Tulio Castaños, quien la coordina; Radhamés García, Juan Ramírez, Bautista López García.

También están, Rosalía Sosa, Pedro Brache, Celso Juan Marranzini, Ricardo Nieves, José Luis Mendoza, Osvaldo Santana, Monseñor Francisco Ozoria, Fidel Lorenzo, Mu-Kien Adriana Sang Ben.

De igual manera,  Héctor Guerrero Heredia, Carlos Manuel Estrella,  Jorge Antonio López Hidalgo, Fausto Mejía, José Francisco Torres, Carolina Santana, Manuel María Mercedes y Elena Viyella.

La comisión nombrada por Luis Abinader tiene un plazo de un año para cumplir con sus objetivos, que van desde elaborar y recomendar políticas públicas, sugerir características de los nuevos miembros de la Policía Nacional, la promoción de los reglamentos hasta hacer un análisis estructural del cuerpo del orden.

En caso de necesitar de mayor tiempo lo podrán hacer.

El pasado 6 de abril el presidente dijo que a pesar de que hay muchos intereses en juego, de que el reto es grande y la cir­cunstancia es compleja, le cueste lo que le cueste, alcanzará con éxito una transformación integral y moderna que coloque a la Policía Nacional entre las mejores del continente.

“Reconozco que es po­sible que en este proceso de trasformación encon­tremos obstáculos y di­ficultades y más aún, les quiero advertir que la si­tuación podría empeorar antes incluso de empezar a mejorar. Nos jugamos mucho y hay muchos in­tereses en juego”, llegó a advertir Abinader.

Los pasos se comenzaron a dar tras el asesinato de una pareja de esposos cristianos, Joel Díaz y Elizabeth Muñoz, en un extrañísimo incidente en el que agentes policiales les dispararon con armas de guerra. La razón fue que supuestamente los confundieron y estaban buscando a unos delincuentes que tenían un automóvil blanco, parecido al que andaban los esposos.