Terrero Gómez cometió el crimen en su residencia, ubicada en la calle Primera No. K9, del sector Villa Carmen, en el municipio Santo Domingo Este. El cadáver de Angeliris fue hallado con “múltiples heridas de armas blancas”.

SANTO DOMINGO.- Mientras la familia de la joven puertorriqueña muerta a manos de un dominicano se prepara para repatriar el cadáver, el abogado del confeso victimario afirma que la tragedia se produjo porque su cliente se había endeudado para traerla varias veces al país y por dudas sobre ser responsable del embarazo.

El dominicano de 26 años Luis Eduardo Terrero Gómez, luego de asesinar a puñaladas a la joven puertorriqueña Angeliris Manrrero García, quien se encontraba embarazada, y de mostrarle el cadáver ensangrentado a los familiares de la víctima a través de una videollamada, se entregó a las autoridades.

Según el Ministerio Público, Terrero Gómez se presentó el 31 de diciembre de 2022, justo después de mediodía, al palacio de la Policía Nacional, confesando haber matado a la mujer y, tras informar a las autoridades que el cuerpo de la occisa de 27 años se encontraba en el interior de su domicilio, fue puesto bajo arresto.

Terrero Gómez cometió el crimen en su residencia, ubicada en la calle Primera No. K9, del sector Villa Carmen, en el municipio Santo Domingo Este. El cadáver de Angeliris fue hallado con “múltiples heridas de armas blancas”.

Antes de entregarse a la Policía, el hombre no solo llamó a los familiares de la víctima, sino también a los suyos. Confesó la horrenda transgresión a su hermana, Cindy Terrero, y su tío, Domingo Montero.