Aclaró que dichas acciones solo tendrían consecuencia jurídica si afecta la intimidad o por difamación e injuria, de lo contrario no pasa de una "mala broma".

SANTO DOMINGO.- Tras indicar que llama la atención la última reforma a la Ley 368-22 que saca el tipo penal del robo sin violencia y sin armas y lo convierte en un delito de acción pública o robo simple, el Ministerio Público se sobrecarga, ya que no puede ni tiene capacidad operativa y de personal para perseguir todos los hechos punible.

Eduardo Núñez, abogado constitucionalista, explicó que “la transformación es que el robo simple ha pasado a ser un delito que el Ministerio Público puede seguir sin la instancia privada”, lo que a su entender tendría consecuencias nefasta, ya que con anterioridad un robo simple necesitaba de la estancia privada o parte civil afectada para proceder.

Núñez, aclaró que el cambio en el Código procesal llevaría al Ministerio Público a dar seguimiento a los delitos que se publican en redes sociales antes de que se lleve una querella, aunque podría hacerlo hasta cierto punto debido a que la función del organismo es de poder y selectividad. “Es parte del gran poder que goza el Ministerio Público”.

En ese mismo orden, indicó que no es factible que la Policía Nacional pueda perseguir todas las noticias falsas, debido que no tiene la capacidad ni que existiera un tipo penal que castigue con una condena de 100 años, “es ingenuo pensar eso”, resaltó Núñez.

Aclaró que dichas acciones solo tendrían consecuencia jurídica si afecta la intimidad o por difamación e injuria, de lo contrario no pasa de una "mala broma".

A su entender, la mejor forma de enfrentar la desinformación no es el derecho penal, sino la información. “La información es un producto de consumo, si el periodista es confiable la desinformación pasa al segundo plano”, acotó el abogado.