Dijo que lo hacía para que quedara constancia de que las cosas no son así en las Fuerzas Armadas.

SANTO DOMINGO.- En su manifestación final ante el tribunal que conoce la solicitud de coerción en su contra y otros cinco imputados en la Operación Coral, el mayor general Adán Cáceres dijo estar indignado por las imputaciones hechas por Raúl Alejandro Girón Jiménez sobre el accionar de los militares.

“Ningún militar está obligado por el mando y la jerarquía a obedecer una orden que contraponga los parámetros éticos y morales (…) nadie está obligado a hacer algo malo porque sea militar”, dijo el principal acusado en el caso.

Dijo que lo hacía para que quedara constancia de que las cosas no son así en las Fuerzas Armadas porque en sus declaraciones Girón Cáceres habría hecho afirmaciones que son "calumnias, intrigas y maledicencias que no guardan ninguna relación con la realidad”.

Dijo que solo tiene una cuenta bancaria y que ha tomado dos préstamos en otra.“Yo desafío a Girón y a quien sea que me diga que ha depositado un centavo en esa cuenta de banco. A esa cuenta solo ha entrado dinero por concepto de nóminas y que están descritas”.

25 mil pesos todos los meses por nómina de la Presidencia, 45 mil pesos por salario de mayor general cada mes, 80 mil pesos por posición como comandante en Cusep y luego fue subido a 100 mil, además de 250 mil pesos mensuales del Ejército por puesto de dirección en Cusep.

Obtuvo beneficios por 3 millones de pesos como resultado de dinero ahorrado de sus ingresos nominales de los que ahorraba.

Dijo también que por viáticos recibió más de 8 millones de pesos y que todo está documentado.