Cráneos, mandíbulas, huesos de los costado y extremidades inferiores, son parte de los restos humanos que las aguas sacaron de las tumbas.

SANTO DOMINGO.- Las fuertes lluvias registradas el pasado 4 de noviembre provocaron el derrumbe de una pared del cementerio Cristo Redentor, afectando varias viviendas.

Los propietarios de las viviendas colapsadas han encontrado osamentas en sus patios, por lo que piden ayuda a las autoridades.

Cráneos, mandíbulas,  huesos de los costado y extremidades inferiores, son parte de las osamentas que las aguas sacaron de las tumbas.

En la vivienda de Mario Diloné Nuñez, de 85 años, residente en el sector de los Girasoles, manifestó que fue el primero en ver qué los daños provocados por las lluvias afectaron parte de su vivienda.

Su sorpresa mayor fue al ver parte de huesos humanos en su patio.

Aseguran en varias ocasiones han reportado la situación a las autoridades y solo han recibido promesas.

Temen que continúen los derrumbes y ocurra una tragedia.