NUEVA YORK.- Amplios sectores de la comunidad dominicana de aquí se mantienen en la expectativa sobre el informe oficial que darán las autoridades en torno a la muerte de de Rosana Mirielle Camilo Andujar,  la hija del reconocido locutor dominicano Rubén Camilo. Su cadáver fue encontrado el lunes en la tarde por su hija de 16 años.

Las autoridades han calificado de sospechosa la muerte de Camilo Andújar, por lo que el alcalde y el comisionado de Policía de Boston, Thomas M., Menino y Edgard Davis, se comprometieron a agilizar las investigaciones.

Fuentes de la investigación dijeron ayer que la dominicana murió estrangulada, pero las autoridades hasta anoche, no habían ofrecido información oficial. Una conferencia de prensa convocada por el comisionado Davis, para la tarde de ayer martes, fue cancelada súbitamente por una variante en la investigación de la cual tampoco se dieron pormenores.

Anoche también se dijo que la policía de Boston tendría en custodia a un posible sospechoso del asesinato por estrangulamiento, cuyo anuncio oficial se haría a más tardar hoy miércoles.

La promesa de ambos funcionarios, quienes también enviaron condolencias a los familiares de Camilo y la comunidad en general, la hicieron en respuesta a un pedido oficial del Cónsul General en funciones, doctor Dominico Cabral para que se dinamicen las pesquisas y se devuelva la tranquilidad a los parientes de Mirielle quien tenía 34 años de edad.

En la misiva, el edil y el jefe policial aseguran que agilizarán las investigaciones para que se haga justicia en el caso. La carta consular fue dirigida también al superintendente de la policía Rafael Ruiz de origen dominicano.

En la petición, firmada por Cabral, el consulado general les explica a las autoridades de Boston que Camilo no sólo fue asesinada, sino que también hay un niño y una menor afectados y la comunidad criolla en Nueva Inglaterra es muy solidaria entre sí.

El cuerpo de Mirielle fue hallado en su apartamento del edificio 50 de la avenida Fairlawn en el sector de Mattapan el lunes en la tarde, luego que la hija de la víctima regresara de la escuela.

El hijo de Mirielle de 1 año de edad estaba junto al cadáver. La inmigrante dominicana, parte de una de las familias más prestigiosas dela República Dominicana, murió en el trayecto al hospital donde los médicos certificaron su deceso.

Los menores quedaron en custodia de Bienestar Infantil y fueron ingresados en el hospital Carney para respectivas evaluaciones físicas, pero ninguno presentaba lesiones.

La muerte de Camilo ha conmovido no sólo a la comunidad en la diáspora dela Zonade Nueva Inglaterra, sino también a amplios sectores de su país que están a la expectativa sobre los detalles oficiales del trágico suceso