Por: Ramón Peguero.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Las aguas del río Ozama ya han comenzado a inundar  algunas  viviendas de las  personas que aún permanecen en la vieja Barquita.

Los residentes dicen encontrarse desesperados.