Con la planta, según los primeros cálculos, los camiones de basura de Santo Domingo Este podrían duplicar la cantidad de rutas que ejecutan en la actualidad, reduciendo significativamente los gastos en transporte y gestión

SANTO DOMINGO ESTE.- La Alcaldía de Santo Domingo Este anunció un plan de construcción de una planta para industrializar los desechos sólidos del municipio. La planta tendrá un costo estimado de $US190 millones y una capacidad de gestión de 1,500 toneladas diarias de residuos sólidos

Estará ubicada en el sector Villa Liberación, noreste del municipio, y a un kilómetro del río Ozama; además contará con la supervisión del PNUD.

Es un proyecto conjunto del Gobierno del presidente Luis Abinader y el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, "concebido para darle una solución moderna, sostenible y definitiva al problema de la basura de la ciudad más grande de República Dominicana" y será el sustituto de una unidad de transferencia.

Según el alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, la planta se construirá respetando todas las directrices del Ministerio de Medio Ambiente, y ayudará a que Santo Domingo Este deje de pagar a empresas contratadas por las gestiones anteriores más de RD$50 millones mensuales en servicio de recogida y transporte de basura (cerca del 40% del presupuesto de inversión del gobierno municipal).

“A pesar de la crisis, a pesar de la nula capacidad instalada que dejaron las gestiones anteriores del Ayuntamiento para enfrentar el problema, estamos construyendo una solución definitiva, creando un sistema virtuoso que nos permita entregar a los munícipes una ciudad limpia, tal y como todos anhelamos”, declaró Jiménez, consciente de que este objetivo “tiene grandes adversarios políticos y económicos que solo ven la basura como un sucio negocio para enriquecerse”, dijo.

De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por el alcalde, la construcción de la planta forma parte de los compromisos anunciados por el presidente Abinader en el Consejo de Ministros celebrado en el municipio el pasado 31 de enero. Su ejecución es iniciativa de la Oficina de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (PROPEEP), enmarcada en el decreto 62-21, mediante el cual el presidente Abinader declara de interés nacional la solución definitiva del problema de la basura y ordena crear modernos centros de reciclaje en Santo Domingo Este, Punta Cana, Puerto Plata, Haina, Las Terrenas, Nagua, Higüey y Samaná.

Según los cálculos oficiales, la planta generaría cerca de 300 empleos directos, permitiría reciclar vidrios, metales férricos y no férricos, y plásticos. Además eliminaría los lixiviados y produciría toneladas de Combustible Derivado de Residuos (CDR) para fines de producción energética directa o venta a grandes plantas del sistema.

Con la planta, según los primeros cálculos, los camiones de basura de Santo Domingo Este podrían duplicar la cantidad de rutas que ejecutan en la actualidad, reduciendo significativamente los gastos en transporte y gestión.

De acuerdo a los levantamientos de la Oficina de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia, del Ministerio de Medio Ambiente y el mismo Ayuntamiento, la estructura (cerrada y techada) de la planta de reciclaje se instalaría en terrenos no habitados cercanos a la comunidad de Villa Liberación, a más de 1,000 metros del río Ozama.

El proyecto se realizaría mediante una Alianza Público Privada, a un costo estimado de US$190 millones. Una vez licitado, su instalación tomaría cerca de 18 meses. Todo el proceso de licitación tendrá la supervisión técnica del Programa de Las Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD).