El nombre de “tornado” señala el órgano persecutor  reflejaba  alegadamente “una realidad de cómo alimentándose de desechos y polvo, (ya que las leyes y reglamentaciones se tenían como basura), se organizaron y dieron origen supuestamente  a “un grupo de delincuencia organizada, que golpeaba con vientos tan intensos que arrancaban y recogían todo a su paso, quitándole bienes y servicios de calidad a los dominicanos”.

SANTO DOMINGO.- El Ministerio Público afirma que Alexis Medina utilizó tráfico de influencias para beneficiarse con contratos del sector salud, además  el órgano persecutor  calificó de tornado la red que dirigía el hermano del exmandatario ya que alegadamente este  arrancaba y recogía todo a su paso.

La Pepca asegura  que tal como lo indica el nombre Tornado, así se pueden traducir los hechos cometidos por Alexis y Magalis Medina y demás vinculados del caso Antipulpo, afirma la Fiscalía, en la acusación formal.

“Todos se constituyeron en dos masas de aire, sector público y privado, las cuales giraban a gran velocidad sobre un solo eje”.

Indica el órgano persecutor que el  acusado Juan Alexis Medina “actuaba como un tentáculo operativo de un gran pulpo que resultó ser el ganador de múltiples procesos de adjudicación de compras, en diferentes instituciones del Estado,  a través de un amplio entramado societario”

Para lograrlo afirma el Ministerio Público “utilizaron varias maniobras fraudulentas a los fines de estafar al Estado dominicano, desviar fondos, sobornar y ejercer tráfico de influencias”.

Afirma la Fiscalía que todo se realizaba no solo  con  logar el objetivo de obtener un beneficio personal, sino que, “a través del producto del dinero de la corrupción, poder lograr que parte del retorno se invirtiera en el financiamiento de campaña política de candidatos.”/”De manera muy especial, en la campaña del entonces candidato a la Presidencia de la República por el Partido de la Liberación Dominicana: Danilo Medina Sánchez, hermano del acusado Juan Alexis Medina Sánchez, hecho que se materializó con la creación del movimiento “Tornado Fuerzas Vivas”.

El nombre de “tornado” señala el órgano persecutor  reflejaba  alegadamente “una realidad de cómo alimentándose de desechos y polvo, (ya que las leyes y reglamentaciones se tenían como basura), se organizaron y dieron origen supuestamente  a “un grupo de delincuencia organizada, que golpeaba con vientos tan intensos que arrancaban y recogían todo a su paso, quitándole bienes y servicios de calidad a los dominicanos”

Narra la acusación que la tormenta” era el desorden causado por las personas que eran elegidas como funcionarios públicos para ocupar los más altos cargos en las distintas instituciones del Estado”.

En la mayoría de los casos  explica la Fiscalía eran personas muy cercanas, de confianza y de familiaridad con el acusado Juan Alexis Medina Sánchez y con el Presidente de entonces Danilo Medina Sánchez; permitiendo que se desarrollaran fuerzas de alianzas, “que formaban una verdadera espiral de viento que succionaba todo el erario público”

Detallan en la acusación que alegadamente pudieron  comprobar que la mayoría de las compras significativas y de grandes montos se hacían mediante” procesos de excepción, es decir, que lo que debía ser la “excepción” como su nombre lo indica, se convirtió en la regla”

Detalla el expediente que   procesos los preferidos eran los de “urgencia”, que le permitían “elevarse a gran velocidad como un proyectil”, para de manera expedita e inobservando a su favor todas las normas jurídicas que velan por la protección de los intereses del Estado dominicano,” beneficiarse con adjudicaciones ilegales, sin que estos cumplieran con las características de urgencia”

La consecuencia de este tornado para el Estado dominicano fue devastadora, ya que en la acusación formal depositada se indica que las irregularidades impactaron la seguridad ciudadana, el sistema eléctrico, pero sobre todo la salud a través de la Ministerio de Salud Pública, en el Programa de Promese CAL, en el Ministerio de Educación, Fonper, en los Comedores Económicos, en la  Oisoe, en el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA), en el (MOPC, en la Dirección General de Migración (DGM), en la Dirección General de Pasaportes, así como también en el sector eléctrico mediante EDENORTE, EDESUR, EDESTE, UERS, EGHEGID , entre otras.

Sin dejar de alcanzar por igual, instituciones tan sensibles para el Estado como la Procuraduría General de la República, Policía Nacional y las Fuerzas Armadas (Ministerio de Defensa.

Así mismo en la acusación el Ministerio Público señala que fueron encontradas cartas dirigidas al expresidente Medina, vía Alexis Medina, donde se le requiere el abastecimiento de diferentes hospitales, que luego supuestamente dichas licitaciones de equipamientos eran adjudicadas a las empresas del hermano del exmandatario.

La acusación contra implicados en el entramado denominado Operación Antipulpo  se establece que en enero de 2013 el “Hospital José María Cabral y Báez” de Santiago envió una comunicación dirigida a Danilo Medina, vía Alexis Medina, refiriéndose a la necesidad de”ventiladores para la unidad de UCI”

El documento del Ministerio Público indica, además, que se encontró otra comunicación del referido centro de salud, dirigida al exmandatario y refiriéndose a las “necesidades de equipos y materiales del centro”.

Otros oficios que presenta la PGR es en  Hospital Provincial Dr. Toribio Bencosme y Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social sobre necesidades de “insumos y equipamientos médicos”, un anexo de lista de necesidades y motivación de” solicitud de área de emergencia pediátrica”.

Además de la vinculación de Alexis en los equipamientos de 56 hospitales, la PGR señala el ámbito el Centro de Medicina Reproductiva Integral y Atención Femenina (Cemeraf), un centro  de reproducción femenina asistida ubicada en el Distrito Nacional.

Explica el MP que Medina usó dicha empresa "para colocar sus ganancias" donde alegadamente se hizo una inversión de más de 26 millones de pesos

En el centro médico especializado se realizó una inversión “propia del lavado de activos” que asciende a RD$26,861,148.25.

La  Fiscalía  asegura que se trataban de aportes, inversiones y compras de equipos, en donde supuestamente Alexis Medina era un socio oculto para evitar el rastreo del dinero.