SAN CRISTÓBAL, República Dominicana.- Moradores de la comunidad de Madre Vieja Norte, en San Cristóbal temen que sus hijos pierdan el año escolar ya que no han podido recibir docencia porque la escuela Salomé Ureña aún no ha sido inaugurada.

De acuerdo, al portero hace más de un mes que los trabajos de construcción de este plantel fueron concluidos.

http://youtu.be/PcV6_-y1C-8

Dirigentes comunitarios explicaron que la situación ha afectado a más de 400 niños y adolescentes que otra escuela los inscribió sin tener capacidad para recibirlos.