Bogotá, Colombia.- Los desastres climáticos que castigaron a América Latina en 2010 hicieron que los precios de los alimentos se incrementaran considerablemente y que como consecuencia la región despidiera el año con índices de inflación superiores a los de 2009.

Ecuador fue el único país donde el indicador de 2010 fue menor al de 2009 (3,33% frente a 4,31%), a pesar de un incremento de los precios de 0,51% en diciembre, debido sobre todo a alimentos y bebidas.

Venezuela se puso a la cabeza de la lista de América Latina con una inflación anual según datos oficiales del 27,2%, 2,1 unidades porcentuales más que en 2009 e incluso más del porcentaje inicialmente previsto, que era del 26,9%.

Le siguen Argentina (10,9% según datos oficiales y entre 23 y 26% según mediciones privadas), Nicaragua (9,23%), Paraguay (7,20%) y Bolivia (7,18%). Perú (2,08%) y El Salvador (2,13%) fueron los países menos inflacionarios el año pasado.

En Brasil, la mayor economía latinoamericana, el coste de vida en 2010 acumuló una subida del 5,91%, con lo que superó la meta del Gobierno (4,5%) y la cifra del año anterior (4,31%), según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas.

Para el organismo, la subida se explica por el encarecimiento de los alimentos, que consumen el 23,31% del presupuesto de las familias brasileñas y terminaron un 10,39% más costosos, con subidas importantes en productos básicos en la dieta de los pobres como el fríjol, que se disparó un 51,49%.

En México, los precios acumularon un alza del 4,4% en el año.

Solo en diciembre subieron un 0,5%, debido sobre todo al costo de limones, cigarrillos, tortillas de maíz y loncherías (tiendas de comida rápida).

La inflación en Argentina fue en 2010 del 10,9%, según el Instituto Nacional de Estadísticas, cuyas mediciones están en tela de juicio desde comienzos de 2007, cuando se hicieron cambios metodológicos. Las consultoras privadas Ben Asociados y Ecolatina midieron un 23,3% y un 26,6% de inflación, respectivamente.

En Bolivia los precios al consumo subieron un 7,18% en 2010. En la última semana del año el valor de transporte y los alimentos se disparó debido a un aumento en los precios de los carburantes del 57 al 82%, que fue revocado por el Gobierno cinco días después de su entrada en vigor ante una oleada de protestas.

En el caso de Paraguay, con una inflación anual del 7,2%, el Banco Central destaca la elevación de los precios de la carne vacuna.

En Colombia se superó por 0,17 puntos la meta oficial y la inflación cerró en el 3,17%, y en Chile se situó en el 3,0%, levemente superior a las previsiones de los expertos.

Uruguay y República Dominicana terminaron con un 6,93% y un 6,24% de inflación, porcentajes dentro de las metas oficiales.

En Nicaragua (BCN), tercer país latinoamericano con mayor inflación en 2010 y primero de Centroamérica, el sector de alimentos, al contrario que en la mayoría de los países, no influyó en la subida del 9,23% registrada en los precios el año pasado.

Honduras, que tuvo un 6,50% de inflación en 2010, más del doble que en 2009, sufrió por el encarecimiento de los combustibles en el mercado internacional y la pérdida de cultivos por lluvias.

En Costa Rica, los alimentos tuvieron mucho que ver en el 5,82% de inflación, al igual que en el 5,39% por ciento de Guatemala.

En esos dos países y en Panamá (3,50%), la inflación cerró dentro de los parámetros establecidos por las autoridades.