Marte indicó que se producen entre 60,000 y 70,000 pesos mensuales lo cuales se van a otros países a través de tarjetas de crédito y a los chóferes les devuelven el 35%, el cual no paga ningún tipo de impuesto.

SANTO DOMINGO.-Antonio Marte, senador de la provincia Santiago Rodríguez, dijo este lunes estar a favor de que se regulen los servicios de transporte que operan en el país a través de plataformas tecnológicas.

El legislador expresó que ha denunciado en reiteradas veces, que más de tres mil millones de pesos se desvían a través del lavado, por vía de los “taxis” que funcionan con ese tipo de plataformas en República Dominicana.

Marte indicó que se producen entre 60,000 y 70,000 pesos mensuales lo cuales se van a otros países a través de tarjetas de crédito y a los chóferes les devuelven el 35%, el cual no paga ningún tipo de impuesto.

 

“Todos los transportistas debemos pagar impuestos aquí, más de RD$22,000,000 pagamos los transportistas en el país y ellos (plataformas tecnológicas) no pagan, ni tienen una nómina, no liquidan a nadie y no tienen una oficina, teléfono ni nada”, expresó el legislador.

El también presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones de Transporte (Conatra), recordó a la prensa que la ley 63-17, en su artículo 83 dice que para una persona ser taxista debe regularse y estar registrado en un sindicato.

“Ellos no son taxistas, son empleados del Senado, Ayuntamiento, de las empresas, del Gobierno y donde sea que salen en una jeepeta y se ponen en copia (a tomar esos servicios), y ya”, indicó.

Enunció que no justifica las agresiones que se han realizado en contra de los chóferes de dichas plataformas, pero manifestó que deberían establecerse legalmente para poder trabajar en el país.

El Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), emitió un comunicado la pasada semana donde indicaba que las empresas de taxis por plataformas tecnológicas deberán prestar sus a no menos de un kilómetro de la puerta principal de los hoteles de las regiones este y norte y de 200 metros en el Gran Santo Domingo.