La desesperación y desconsuelo no solo afecto a que reciben la triste noticia del fallecimiento de un pariente, sino también a quienes desesperados buscan una cama.

SANTO DOMINGO.- El incremento constante de paciente graves de covid-19, que elevó este martes la ocupación de las unidades de cuidados intensivos del Gran Santo Domingo al 92 por ciento, amenaza con saturar a un más los recursos médicos, como camas y ventiladores, mientras los pacientes buscan con desesperación ser atendidos en los hospitales públicos.

Las escenas de dolor se viven casi a diario en los hospitales que tienen unidades COVID-19. Cada mañana, el personal de enfermería de los centros de salud ofrece detalles a los familiares sobre la condición de sus pacientes y es en ese momento cuando el sufrimiento de algunos se vuelve desgarrador.

Pero la desesperación y desconsuelo no solo afecto a que reciben la triste noticia del fallecimiento de un pariente, sino también a quienes desesperados buscan una cama.

Gremios del sector salud criticaron a las autoridades, al considerar que para mitigar la saturación hospitalaria se han concentrado en ampliar el número de camas de la Ciudad Sanitaria “Luis Eduardo Aybar”, descuidando otras centros.

En medio del crisis por el repunte de la pandemia, también surge a diario la esperanza y las lágrimas de alegría. Cuando comenzaba a agudizarse la saturación hace dos semanas, una madre narró con desesperación a este equipo de Noticias que no lograba encontrar una cama de hospital para su hijo en estado grave.

Hoy, Alejandro Martínez, de 32 años, tras 16 días ingresado en la Clínica Cruz Jiminián, logró vencer el covid-19 y estar cerca su madre.

Familiares de pacientes contagiados y gremios del sector salud pidieron a las autoridades sanitarias ampliar también el número de camas en otros hospitales COVID del país.