La Policía Nacional Haitiana (PNH) en el día de hoy se encuentran posicionadas en puntos estratégicos.

PUERTO PRÍNCIPE.-En Haití durante los últimos días se han registrado violentas manifestaciones convocadas por sectores de la oposición para exigir la renuncia del presidente del país, Jovenel Moise y por la crisis de desabastecimiento de combustible que aún persiste.

Según los informes, al menos un muerto y varios heridos se han contabilizado de las protestas contra Gobierno de esta nación, en tanto la oposición haitiana habla tres muertos y más 60 han resultado heridas.

La Policía Nacional Haitiana (PNH) en el día de hoy se encuentran posicionada en puntos estratégicos, a diferencia de la pasada semana que reprimió con dureza a los manifestantes utilizando gases lacrimógenos, así como balas letales y de goma, mientras estos respondieron lanzando piedras que causaron la rotura de cristales de vehículos y ventanales de viviendas.

Mientras, el tránsito vehicular (público como privado) está limitado, las actividades comerciales continúan reducidas y algunos centros de estudio han abierto sus puertas.

Además de la renuncia de el presidente del Jovenel Moise, sectores de la oposición y movimientos sociales haitianos exigen el inicio del juicio contra los implicados en los actos de corrupción de Petrocaribe, programa por el cual Venezuela suministraba petróleo al país caribeño a precios blandos y con facilidades de pagos.

Jovenel Moise, rompió su silencio el pasado miércoles, por primera vez desde que se desataron las protestas violentas de las últimas semanas, y llamó a los ciudadanos a aplicar una "tregua" para salir de la crisis.

"Mis queridos conciudadanos, les pido una tregua histórica para comenzar las reformas institucionales, sociales y económicas esenciales para el desarrollo nacional", dijo Moise en un mensaje a la nación difundido por televisión esta madrugada.

En un mensaje que mezcló el francés y el criollo haitiano, Moise aseveró que no responderá "a la violencia política con violencia", sino con diálogo.

El jefe de Estado también ofreció a la oposición formar un "Gobierno de unión nacional que tenga la capacidad y la legitimidad para abordar los problemas urgentes" del país, entre los que citó elecciones, cuestiones constitucionales y reformas económicas.

Las protestas se han repetido a diario en Puerto Príncipe y otras ciudades de Haití desde el lunes pasado, como reacción a la escasez de combustibles, que se alarga desde mediados de agosto.