Aunque a tempranas horas de este día en zonas de Villa Mella, no se observó autoridades supervisando que se cumplieran los protocolos sanitarios que estableció el Gobierno, que incluyen no sobrepasar el 60 por ciento de la capacidad de los vehículos, los encargados de diferentes rutas mantenían la distancia entre los pasajeros y algunos aseguraron que higienizaron sus unidades antes de iniciar sus operaciones.

SANTO DOMINGO.- Tras iniciar este miércoles la segunda fase de la desescalada económica donde miles de trabajadores regresan a sus puestos de trabajo, minibuses del transporte urbano e interurbano salieron a las calles a ofrecer sus servicios  luego de más de dos meses sin trabajar por la pandemia del Coronavirus, pero ahora deben operar con un máximo del 60 por ciento de la capacidad de los vehículos, además de otras reglas y protocolos sanitarios.

Choferes afiliados a CONATRA no se integraron a sus operaciones del transporte alegando que de hacerlo tendrían pérdidas económicas.

A pesar de que choferes intentaban cumplir con los protocolos para evitar los contagios de Coronavirus, transportado una menor cantidad de pasajeros en los minibuses, la distribución que hacían no permitía establecer el distanciamiento físico adecuado.

Con túnel sanitizante, la toma de temperatura, desinfección de vehículos, señalización en las áreas de las filas y asientos, arrancaron sus operaciones paradas del transporte interurbano, donde no se observó presencia de las autoridades para supervisar el cumplimiento de las medidas.

Choferes de la Confederación Nacional del Transporte (CONATRA) no se integraron a ofrecer los servicios, por decisión del Comité Ejecutivo de ese gremio choferil que alega que los costos operacionales no les permiten operar, además esperan respuesta del Gobierno.

El inicio de la tercera fase de desescalada económica dependerá del comportamiento del Coronavirus, según ha explicado el Gobierno.