El sueño de Gilbert Gomera, de apenas 32 años, era convertirse en un cantante reconocido, pero el alcohol le jugó una mala pasada.

SANTO DOMINGO.- Mientras las autoridades aceleran los operativos para localizar los laboratorios que producen alcohol clandestino y dar con los fabricantes de la popular bebida conocida como Monday’s,  el número de intoxicaciones por metanol sigue en aumento en diferentes puntos del país, al igual que las víctimas mortales.

El sueño de Gilbert Gomera, de apenas 32 años, era convertirse en un cantante reconocido, pero el alcohol le jugó una mala pasada.

Cuentan sus familiares que todo comenzó el pasado martes cuando el joven ingirió la bebida conocida como Clerén, sin saber que sus horas estaban contadas.

Gilbert es una de las víctimas más recientes de la epidemia de intoxicaciones con metanol en la capital.