SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La policía y el ministerio Público trabajan para determinar si la osamenta hallada este martes pertenece a la niña Carla Masiel Cabrera, desaparecida hace más de un año.

Mientras sus familiares dicen estar esperanzados en que la menor aún esté viva.

De acuerdo con el informe preliminar del caso las autoridades llegaron al lugar del hecho en base a informaciones que obtuvieron en el sentido de que allí había sido enterrado el cadaver de una persona desde hace algún tiempo.
Según la fiscal de la provincia de Santo Domingo, Olga Dina, no ha recibido ninguna denuncia de que en esa demarcación existan clínicas que se dediquen a la compra de órganos tal y como salió publicado en un periódico el cual señaló que, de acuerdo a las autoridades, la niña fue secuestrada y asesinada para vender sus órganos a un centro de salud en la zona oriental.