Mientras en el vecino país, los grupos opositores celebran este martes por segundo día consecutivo un paro general en demanda de la renuncia del presidente Jovenel Moïse por supuestos actos de corrupción, malversación de fondos públicos y escasez de combustibles.

DAJABÓN.- En la frontera, las autoridades dominicanas han confiscado cientos de galones de gasoil y gasolina cuando eran llevados de contrabando a Haití, en donde se registra desde hace varias semanas escasez de carburantes.

Mientras en el vecino país, los grupos opositores celebran este martes por segundo día consecutivo un paro general en demanda de la renuncia del presidente Jovenel Moïse por supuestos actos de corrupción, malversación de fondos públicos y escasez de combustibles.

Varias calles y barrios de la capital permanecieron bloqueados con barricadas y neumáticos ardiendo. Algunos de los manifestantes lanzaban piedras contra los conductores y edificios públicos.

De forma previa, al menos tres personas resultaron heridas el lunes, entre ellos un periodista, según medios locales.

Miembros de la ONU y diplomáticos de varios países sostuvieron una reunión con opositores a quienes les solicitaron mantener el orden democrático