En el país aún faltan cerca de 3 millones de personas por aplicarse la tercera dosis, por lo que las autoridades deberán decidir si continuarán aplicando un refuerzo distinto o igual a las dos primeras.

SANTO DOMINGO.- El Gobierno evalúa la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de que se aplique una tercera dosis de la vacuna a quienes se inocularon con las chinas Sinovac y Sinopharm, llamado que podría obligar a las autoridades sanitarias del país a cambiar el esquema de inoculación y evaluar la posibilidad de llamar a todas las persona que ya se inmunizaron para que obtengan la tercera inyección casi de forma obligatoria. 

Justo cuando en el país más de un millón de personas ya cuenta con una tercera dosis diferente a las dos primeras vacunas, la OMS plantea la necesidad de aplicar una dosis de refuerzo para quienes se inocularon con Sinovac o Sinopharm, debido a los bajos niveles de eficacia que registra el fármaco frente al COVID-19.

Mientras el organismo internacional hace la recomendación de la dosis de refuerzo de las farmacéuticas de China, encargados de centros de vacunación dicen que actualmente son muchas las personas que demandan incluso una cuarta dosis de Pfizer.

Hasta julio de este año la OMS desaconsejaba la aplicación de una tercera dosis, porque los datos científicos no justificaban esa dosis de refuerzo y señalaba que además incrementaría la desigualdad en un momento en el que muchos países en desarrollo todavía no habían podido inmunizar a sus poblaciones más vulnerables.

En el país aún faltan cerca de 3 millones de personas por aplicarse la tercera dosis, por lo que las autoridades deberán decidir si continuarán aplicando un refuerzo distinto o igual a las dos primeras vacunas.