Los titulares de los organismos de seguridad realizaron una supervisión previa durante la noche de este viernes, cuando incluso se produjeron las primeras detenciones de quienes se desplazan en su vehículo con intención de viajar hacia las distintas provincias.

SANTO DOMINGO.- Por segunda ocasión con motivo del feriado extendido, las autoridades instalaron controles en los distintos peajes para impedir el paso de personas desde y hacia el interior del país que no tuvieran una razón válida para el desplazamiento, y todo como parte de las medidas adoptadas para frenar el avance del coronavirus.

Desde tempranas horas, la fila de vehículos abarcaba varios kilómetros del trayecto a los distintos peajes.

Tanto en el peaje de la Autopista 6 de Noviembre como en el de la carretera Sánchez, cada conductor era detenido y cuestionado sobre su destino y motivo del viaje; aquellos que portaban permisos, lo mostraban y continuaban su ruta.

Al igual que en el asueto de Semana Santa, continúan clausurados los balnearios públicos, playas o piscinas.

Durante un recorrido, se pudo observar que algunos conductores se devolvían de manera voluntaria antes de llegar a los retenes.

Los titulares de los organismos de seguridad realizaron una supervisión previa durante la noche de este viernes, cuando incluso se produjeron las primeras detenciones de quienes se desplazan en su vehículo con intención de viajar hacia las distintas provincias.

Adicional a estos controles de desplazamiento, se mantiene la obligatoriedad de distanciamiento social y de no aglomeración.

Desde el gobierno se ha exhortado a la población a no tomar a la ligera las precauciones contra la pandemia, para la cual no hay vacuna ni otro medio de prevención, que no sea, sencillamente evitar el contagio.