El Banco Central (BCRD) informó hoy que el crédito al sector privado en moneda nacional se ha incrementado desde principio de marzo en RD$41,837 millones, como resultado del estímulo monetario implementado por el Banco Central para enfrentar la crisis del coronavirus.

Santo Domingo. El Banco Central (BCRD) informó hoy que el crédito al sector privado en moneda nacional se ha incrementado desde principio de marzo en RD$41,837 millones, como resultado del estímulo monetario implementado por el Banco Central para enfrentar la crisis del coronavirus.


El banco presentó

un análisis sobre la evolución del conjunto de medidas monetarias y financieras

que han sido adoptadas en el marco de la pandemia del COVID-19 y el impacto que

han tenido sobre las condiciones monetarias y el comportamiento del crédito al

sector privado.


Desde

la aparición en el país del COVID-19, el Banco Central de la República

Dominicana, al igual que los bancos centrales de economías avanzadas y

emergentes, ha estado actuando de manera proactiva a través de un amplio

paquete de medidas de flexibilización monetaria orientado a mitigar el impacto

adverso de la pandemia en el aparato productivo nacional y en los ingresos de

los hogares.


“De

forma particular, la postura expansiva del Banco Central se ha reflejado en la

reducción de 150 puntos básicos en la tasa de política monetaria desde el mes

de marzo, ubicándose en su mínimo histórico de 3.00% anual”, indica un

comunicado.


Informan

que adicionalmente, de forma complementaria se han adoptado medidas de provisión

de liquidez en moneda nacional por unos RD$190 mil millones, equivalente a más

del 4% del Producto Interno Bruto (PIB), por medio de varios instrumentos.


Entre

estos mencional reportos en moneda nacional a 90 días (renovables hasta

un año), por RD$60 mil millones.

También la liberación de recursos del encaje legal para ser canalizados

como préstamos a los sectores productivos y a los hogares, por RD$30,133 millones.


Adicionalmente

señalan en esta lista el financiamiento de las Mipymes a través de

reportos y recursos de encaje legal, por RD$20,681 millones, la ventanilla

de liquidez para financiamientos a los sectores productivos: turismo,

exportación, construcción y manufactura, por RD$20 mil millones.


Y,

finalmente, facilidad de Liquidez Rápida (FLR) para canalizar préstamos

a los sectores productivos, Mipymes y hogares, tanto para nuevos créditos como

para refinanciamiento de deuda, por RD$60 mil

millones.


“Es

importante señalar que, a través de estas facilidades se han desembolsado a la

fecha unos RD$100 mil millones a las entidades de intermediación financiera y a

los agentes económicos. Esta canalización refleja que ciertamente ha habido una

demanda importante de crédito por


parte

del sector privado, facilitando que empresas y hogares accedan a recursos

frescos a bajas tasas de interés y mayores plazos, ya sea para capital de

trabajo, refinanciamiento o nuevas inversiones, contribuyendo a mantener en

funcionamiento el aparato productivo nacional y ayudando, en cierta medida, a

la protección de empleos en medio de la pandemia”.


En efecto, el BCRD ha desembolsado unos RD$41 mil millones por medio de

repos de corto plazo, mientras que se han beneficiado de las facilidades de

crédito de más largo plazo los sectores: comercio y Mipymes (RD$22,303

millones), manufactura (RD$12,656 millones), hogares (RD$10,760 millones),

exportación (RD$6,897 millones), construcción (RD$6,839 millones), agropecuario

(RD$4,445 millones), así como turismo (RD$2,209 millones). Se debe resaltar

que, en los primeros días después de la publicación del instructivo de la

Facilidad de Liquidez Rápida, se han logrado canalizar unos RD$9 mil millones

para préstamos nuevos y refinanciamiento de deuda en mejores condiciones, de

los cuales unos RD$5,877 millones corresponden a Mipymes y hogares. Se espera

que el ágil desembolso de estos recursos contribuirá de forma significativa al

alivio financiero de empresas y hogares y la dinamización de las actividades

productivas.


Como resultado de este conjunto de medidas expansivas, las condiciones

monetarias y financieras se han tornado más favorables, reflejadas en una

disminución de más de 300 puntos básicos en la tasa de interés activa promedio

de la banca múltiple, que bajó de 13.28% en el mes de marzo a 10.23% al cierre

de agosto, así como en la aceleración de los agregados monetarios debido al

incremento de la liquidez en la economía. En ese sentido, en términos

interanuales, la base monetaria restringida está creciendo 14.5% y la oferta

monetaria ampliada M2 se expande a una tasa de 17.3% al cierre de agosto.


Más

importante aún, tomando en consideración la compleja coyuntura impuesta por la

pandemia, se ha observado una dinamización del crédito al sector privado en

moneda nacional, que es la variable sobre la cual la política monetaria tiene

mayor incidencia. En ese sentido, los préstamos privados en moneda nacional se

han mantenido creciendo en dos dígitos, por encima del 10.5% de forma

interanual durante los últimos meses. Se debe destacar que, este ritmo de

expansión del crédito al sector privado en moneda nacional es superior al

promedio observado en América Latina de 7% y solo es superado por dos países,

Perú y Brasil.