La decisión sobre la tasa de referencia se basa en el análisis exhaustivo del impacto del COVID-19 sobre la actividad económica y la evolución futura de la inflación.

SANTO DOMINGO.- El Banco Central de la República Dominicana (BCRD), en su reunión de política monetaria del mes de junio de 2021, decidió mantener su tasa de interés de política monetaria en 3.00 % anual. De este modo, la tasa de la facilidad permanente de expansión de liquidez permanece en 3.50 % anual y la tasa de depósitos remunerados en 2.50 % anual.

La decisión sobre la tasa de referencia se basa en el análisis exhaustivo del impacto del COVID-19 sobre la actividad económica y la evolución futura de la inflación. En particular, la variación mensual del índice de precios al consumidor (IPC) en mayo fue de 0.65 %, mientras que la inflación acumulada durante los primeros cinco meses de 2021 fue de 3.36 %.

Asimismo, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta, alcanzó 5.83 % en igual período. Por otro lado, la inflación interanual asociada a la serie analítica de la nueva base (octubre 2019 - septiembre 2020) se ubicó en 9.97 % en mayo de 2021, en cuyo comportamiento ha incidido el efecto estadístico con respecto a la base de comparación, ya que la variación mensual del IPC en mayo de 2020 fue negativa (-0.11 %).

La dinámica reciente de la inflación ha estado influenciada por choques de costos transitorios asociados a incrementos en los precios de insumos alimenticios importados, así como a mayores precios internacionales del petróleo y costos de fletes. Es importante señalar que el sistema de pronósticos del BCRD indica que a partir del mes de junio la inflación interanual comenzaría a moderarse, convergiendo gradualmente al rango meta de 4.0 % ± 1.0 % durante el horizonte de política monetaria, conforme se hayan disipado los referidos choques de oferta.

Esta senda proyectada para la inflación, las expectativas de los agentes económicos ancladas a la meta y la ausencia de presiones de demanda agregada, unido a la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos, otorgan el espacio para que el Banco Central continúe manteniendo niveles de liquidez adecuados que contribuyan a consolidar el proceso de recuperación económica.

En el entorno internacional, a pesar de que el panorama asociado al COVID-19 se mantiene complejo, se han logrado avances importantes en los procesos de vacunación de múltiples países, alcanzándose casi tres mil millones de vacunas administradas a nivel mundial, lo que ha contribuido a perspectivas económicas más positivas.