Jaime Gonzales explicó que las construcciones las realizará el sector privado, pero que el gobierno gestionará para las familias cuyos ingresos son menores a los RD$16,000, quienes podrán optar por una vivienda subsidiada; las viviendas de interés prioritario se ofertarán a familias con ingresos menores a los RD$26,000,

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Para el programa de construcción de 11 mil viviendas de bajos costos que se proyecta para los próximos 4 años, buscan crear mecanismo para abaratar las pólizas de seguros para los adquirientes del denominado “Plan de Vivienda Familia Feliz”


El viceministro de Planificación y Desarrollo, Jaime González, la Superintendente de Seguros, Josefa Castillo Rodríguez y Miguel Villaman, presidente ejecutivo de la Cámara Dominicana de Aseguradores y Reaseguradores (CADOAR), acordaron crear una Comisión de Seguimiento para buscar los términos de referencias para seleccionar un pool de empresas de seguros que podrían participar en la emisión de las pólizas de seguros en las coberturas de Vida y Riesgos Hipotecarios, así como las pólizas de garantías de  financiamiento o préstamos de las entidades financieras que participarán .


Jaime Gonzales explicó que las construcciones las realizará el sector privado, pero que el gobierno gestionará para las familias cuyos ingresos son menores a los RD$16,000, quienes podrán optar por una vivienda subsidiada; las viviendas de interés prioritario se ofertarán a familias con ingresos menores a los RD$26,000, en tanto que las viviendas de interés social estarán disponibles a familias cuyos ingresos estén por debajo de los RD$48,000 y las viviendas de bajo costo podrán ser adquiridas por familias con ingresos de hasta RD$91,000.


Dijo que el programa tiene una inversión inicial de 32 millones de dólares y se construirán unas 11 mil viviendas simultáneamente en diferentes localidades del país.


El viceministro de Planificación y Desarrollo Jaime González dijo que esto se sumaría a las exenciones que en pagos de transferencias inmobiliarias que se aplica como un bono a favor de las familias adquirientes, lo que se proyecta que el gobierno invertiría unos 160 mil pesos por cada familia, la cual solo tendrían que buscar 20 mil pesos como inicial para el financiamiento total, según el valor de la vivienda, en el cual pagarían unos 4 mil pesos mensuales en la vivienda que será de su propiedad.