SUIZA.- Con el fin de ingresar al libro de losRécord Guinness, el suizo Freddy Nock cruzó ayer por los cables de un teleférico sin ningún tipo de protección a más de 3.000 metros de altura.

Usando solo una barra de equilibrio, el acróbata circense, de 45 años, caminó 5.249 metros cuesta abajo de una montaña a otra.

El suizo completó su asombrosa hazaña en su segundo intento tras fracasar en el primero por el mal clima.

Esta no es la primera vez que el equilibrista realiza tan temerarios actos. En noviembre del año pasado, cruzó 160 metros en una cuerda floja que unía un castillo y una iglesia en la ciudad de Thun, en Suiza.