Bethania Tejeda, de 37 años, expresó que el padre de sus cuatro hijos, identificado como Nelson Ortíz Valdez, la amenazaba y vigilaba constantemente.

 SAN CRISTÓBAL.Tras recibir una puñalada en el cuello a manos de su expareja, una mujer se mantiene en la incertidumbre al asegurar que pese a que su agresor fue detenido aún recibe amenazas.

Bethania Tejeda, de 37 años, expresó que el padre de sus cuatro hijos, identificado como Nelson Ortíz Valdez, la amenazaba y vigilaba constantemente.

La herida que recibió Tejeda en el cuello el pasado mes de junio la mantuvo diez días en estado de coma en el hospital Juan Pablo Pina de la provincia de San Cristóbal y narra que desde ese día su vida ha sido una pesadilla.

Debido a la herida, tiene un tubo de traqueotomía en la cara anterior del cuello por lo que la fémina, quien reside en la referida provincia, dice que además de pedir justicia en su caso, también necesita ayuda para una cirugía de la cual depende su vida.

La mujer se dedica a trabajar como empleada doméstica en casas de familias, pero actualmente se encuentra incapacitada de realizar su labor para adquirir el sustento de sus hijos, quienes tienen secuelas psicológicas graves, según afirma.

Agrega que a diario sus vástagos se cuestionan los motivos que llevaron a su progenitor a atentar contra la vida de su madre.

La Policía Nacional a Nelson Ortíz Valdez el pasado trece de junio.