SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La ciudad de Santo Domingo luce en gran parte desolada con un tránsito escaso, debido al éxodo de vacacionistas hacia zonas del interior.

Aunque el asueto de la Semana Santa estuvo marcado por las lluvias, que obligaron al Centr de Operaciones de Emergencias (COE) a declarar seis provincias del norte y noreste en alerta verde (de vigilancia), decenas de personas, muchas de ellas familias completas, hicieron colas en las diferentes terminales de autobuses de Santo Domingo para trasladarse a sus pueblos de origen o a algún centro turístico del interior.