SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El cambio climático se ha constituido en una seria amenaza para la disponibilidad de agua de los países, por lo que es imperativo para garantizar el abastecimiento del líquido en el país incrementar las infraestructuras de almacenamiento de agua lluvia y producir cambios en las prácticas de consumo por parte de la población.

Así lo consideró el vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCyMDL), Omar Ramírez Tejada, al abordar la temática en el Día Mundial del Clima, este 23 de marzo, y a propósito de que el 21 y 22 de marzo se conmemoraron los días mundiales Forestal y del Agua, respectivamente.

“A las cuestiones sociales, económicas y ambientales se le suma el tema del cambio climático, que es una gran amenaza porque si bien puede traer una inundación, puede provocar una sequía. En el país hay áreas en donde hemos tenido 11 meses de sequía, lo que ha puesto en jaque a las autoridades que distribuyen este recurso vital, como ocurrió en el año 2010, lo que trajo como consecuencia que se tenga que pensar en incrementar la capacidad de almacenamiento del agua a largo plazo”, expresó.

Indicó que actualmente sólo se almacena el 9% del agua lluvia que cae, por lo que en los próximos 50 años se requiere hacer inversiones en nuevas infraestructuras para su acopio, ante la realidad de que en los últimos 50 años se ha reducido la disponibilidad hídrica per cápita en el país de 4,250 metros cúbicos a 2,125 metros cúbicos.

“Si queremos enfrentar ese fenómeno que se llama cambio climático tenemos que buscar la forma de adaptarnos. Vivimos con él”, dijo. Recordó las inundaciones provocadas por las tormentas Noel y Olga en 2007, que ocurrieron fuera de la temporada ciclónica.

Informó, además, que en 2005 el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Forestales trabajó los indicadores de sostenibilidad ambiental de recursos hídricos, y que recién acaba de presentar en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) los resultados de un estudio sobre la cobertura boscosa, revelándose que de 2003 a 2011 se produjo un incremento de la cobertura forestal.

“El clima, la cobertura forestal y el agua son elementos integradores, con una visión ecosistémica. Nosotros decimos que si aumentó la cobertura forestal en 8 por ciento, ¿cómo ha disminuido la disponibilidad hídrica?, porque si aumentó el bosque debería haber mayor disponibilidad de agua. Lo que te dice a ti es que hay una relación intima entre el bosque y el agua. El agua que ha caído en los últimos 50 años es la misma agua, lo que ha fallado es la capacidad de los seres humanos de almacenarla porque su población se ha duplicado”, explicó.

 

Respecto a la necesidad de trabajar en el ámbito de la educación para cambiar patrones de consumo inadecuados, el vicepresidente del CNCCyMDL informó que esa entidad implementa en el país un proyecto piloto, junto a los ministerios de Educación, Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Medio Ambiente y de Economía, Planificación y Desarrollo, entre otras entidades, para fortalecer las capacidades de los recursos humanos en el tema del cambio climático, y lograr que sea materia de estudio en las escuelas, liceos, universidades y el nivel técnico y eje transversal en todos los ámbitos.

El proyecto, que se ejecuta bajo la coordinación regional de las Naciones Unidas, se denomina Aprendiendo del Cambio Climático (UN CC:Learn, por sus siglas en inglés)