En esos reinos, la función del rey como jefa de Estado es sobre todo simbólica y está supeditada al sistema legal de las autoridades de cada estado.

SANTO DOMINGO.- Con el fallecimiento de la Reina Isabel II, el heredero al trono, Carlos III se convierte en el Jefe de la Commonwealth o como se le conoce en español: la Mancomunidad de Naciones. La cual es una organización compuesta por  56 países independientes y 2 mil 400 millones de personas.Carlos es el  jefe de Estado para 14 de  estos países, los cuales son:  Australia, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Canadá, Granada, Jamaica, Papúa Nueva Guinea, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Nueva Zelanda, Salomón Islas y  Tuvalu.Estas naciones, son  ex colonias del Imperio británico, que se independizaron pero mantuvieron su relación con la monarquía del Reino Unido.La mayor parte de esas colonias y territorios bajo dominio británico se independizaron durante las décadas posteriores a la II Guerra Mundial, y muchos se convirtieron en monarquías constitucionales, manteniendo a Isabel II como reina y jefa de Estado, ahora Carlos heredará su rol. En esos reinos, la función del rey como jefa de Estado es sobre todo simbólica y está supeditada al sistema legal de las autoridades de cada estado.Según algunos historiadores y expertos, algunos reinos que conservan la monarquía lo han hecho porque sus instituciones han podido evolucionar pasando de un autogobierno semicolonial a obtener la soberanía plena. Además, esos reinos heredaron el sistema de gobierno parlamentario británico, en el que hay una separación clara entre el jefe de Gobierno y el jefe de Estado.