La Junta Central Electoral (JCE) según su presidente, tiene un déficit mensual de 120 millones de pesos.

SANTO DOMINGO.- Casi seis millones de pesos fueron desembolsados mensualmente por la Junta Central Electoral para el alquiler de estacionamientos, naves industriales y edificios que contienen miles de artículos completamente inservibles conformando un gran vertedero bajo techo.

Vehículos convertidos en chatarra, sillas, archivos y equipos electorales utilizados en procesos electorales anteriores y ya rechazados, entre muchos otros objetos, se mantienen guardados en locales alquilados casi todos en dólares y con un aumento anual garantizado por contrato.

La Junta Central Electoral, según su presidente, tiene un déficit mensual de 120 millones de pesos.

Los miembros del Pleno aspiran a que desde el gobierno central les ayuden a costear la construcción del edificio que albergará oficinas, parqueos y almacenes, para sustituir los que ahora alquilan en dólares y cuyo monto aumenta cada año.

Una montaña de hierro retorcida que casi llega al techo, apiñadas una encima de la otra, son parte de la historia de las oficinas de la JCE, hoy, no son más que parte de las lomas de chatarra que por años han acumulado polvo.

En tres almacenes de las instalaciones de la Luperón, el silencio guarda los relatos de los procesos electorales del país, calculadoras, UPSs, archivos, valijas y hasta aparatos de escanear utilizados en comicios pasados corren la misma suerte.

A la intemperie, recibiendo sol, agua y sereno,  permanecen los vehículos que en el pasado estuvieron a disposición de la Junta Central Electoral. Se trata de un estacionamiento ubicado en la avenida Luperón, esquina calle E en la Zona Industrial de Herrera, por lo que la JCE paga US$8,570.93, monto que anualmente aumenta a un 5%, allí reposan todo tipo de vehículos, algunos que registran procesos específicos y que en su interior ahora destruidos guardan en secreto las anécdotas de los comicios.