SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El catedrático Ramón Rosario Cocco aseguró que la ministra de Educación Superior, Ciencia y Tecnología fue sorprendida en su buena fe por el presidente de la Federación de Profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (FAPROUASD), quien habría usurpado las funciones del rector de la casa de altos estudios, Mateo Aquino Febrillet.

Consideró que Ligia Amada, nunca debió basarse en los datos de la nómina entregada por Ismael Peralta para calcular el aumento del 15 por ciento en favor de profesores y empleados de la UASD, así como de jubilados y pensionados, pues esas informaciones sólo son oficiales cuando las ofrecen el Rector y otras autoridades designadas para tales fines.

"La Ministra actuó con ingenuidad al recibir como oficial la nómina de pago a servidores de la UASD por parte del presidente de FAPROUASD, quien no tiene calidad ni competencia, y mucho menos autorización, para oficializar estos actos, reservados de forma exclusiva, al Rector y demás autoridades legítimas de la institución", sostuvo

"La usurpación de funciones, de parte del presidente de FAPROUASD, ha sido la causa real de la diferencia en cuanto al verdadero monto de la nómina de pagos que asciende a más de 53 millones de pesos, según las informaciones oficiales de la UASD, y no de 41 millones de pesos, como erróneamente informó Peralta a Doña Ligia", indicó.

Agregó que esta es la razón de las contradicciones en la nómina y de todas las perturbaciones causadas a la familia laboral de la UASD, motivo por el cual han cobrado con retraso el aumento del 15 por ciento, generándose un nuevo déficit en la institución, ya que dicho aumento no se aplicó en todos los órdenes, pues la nómina oficial.

Cocco instó a Doña Ligia y demás funcionarios gubernamentales competentes reponer cuanto antes los recursos faltantes para evitar que la UASD profundice su eterna crisis económica, al tiempo de tomar las medidas para que nadie más vuelva a usurpar las funciones de las autoridades de la UASD, pues apuntó que esta acción incorrecta ha causado mucho daño a la familia universitaria y un escándalo público bochornoso e innecesario.