Por Urelin Montero

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A propósito de conmemorarse en noviembre el mes de la familia, católicos entienden que la desintegración familiar  y la falta de valores son la principal causa de los males sociales que enfrenta el país.

El sacerdote José Grullón, obispo de la Diócesis de San Juan, declaró que el deterioro social es tan elevado que los ciudadanos han perdido la confianza en las instituciones policiales.

De su lado el párroco Lorenzo Burgos, afirmó que en República Dominicana, urge la creación de programas de integración familiar.

Otros sugieren a los padres dar más tiempo a sus hijos y llevarlos a la iglesia.

Durante la celebración del día Nacional del Catequista, la coordinadora de estos instructores, reveló que la Iglesia renovó la Pastoral Catequística, con el fin de promover la formación en valores.