Por: Jose Luis Rodríguez 

JARABACOA, República Dominicana.- El caudal de los ríos Yaque del Norte, Jimenoa y Baiguate se encuentra en su punto más bajo en toda la historia, esto sin mencionar la desaparición de decenas de fuentes acuíferas que alimentaban a éstos ríos los cuáles tienen su historia tanto en el ámbito turístico cómo así también incluso por el peligro que representaron en diversas temporadas de huracanes.

Hoy en día estos temibles ríos no son más que pequeñas venas de agua y esto ha quedado evidente en el nivel de almacenamiento de agua que actualmente muestran las represas del Cibao.

En Jarabacoa nacen la mayoría de los ríos de la cordillera central que alimentan los embates de la zona.

La actual sequía ha golpeado cómo nunca a los productores de flores, fresas, arroz,  ajíes morrones y otros vegetales que se producen en la ciudad de la eterna primavera, eslogan que según sus munícipes ya no le encaja para nada a Jarabacoa ya que el calor sofocante y la falta del preciado líquido mantiene desesperada a toda esta población.

Mientras que el grupo ambientalista recientemente conformado por personalidades de todos los extractos sociales de la población atribuye todo esto a la deforestación y a lo que según ellos es una tala indiscriminada de pinos u otras maderas, acusan a el Ministerio de medio ambiente de la situación que actualmente vive el país por la falta de agua potable a la vez que dicho grupo está llamando a una marcha por las calles de Jarabacoa para el próximo Sábado 8 de agosto.