Un aforo de feligreses reducido al 50 por ciento dentro de las iglesias y las medidas de distanciamiento e higiene caracterizaron las homilías para celebrar el cuerpo y sangre de Cristo.

SANTO DOMINGO.-Por segundo año consecutivo los católicos conmemoraron este jueves de Corpus Christi sin las acostumbradas procesiones debido a las medidas restrictivas por la pandemia, en el que elevaron oraciones por el fin  del COVID-19 y pidieron a la población acudir a vacunarse.

Un aforo de feligreses reducido al 50 por ciento dentro de las iglesias y las medidas de distanciamiento e higiene caracterizaron las homilías para celebrar el cuerpo y sangre de Cristo.

Nelkys Acevedo, rector del santuario de la iglesia La Altagracia, aprovechó la conmemoración para pedir a la población acudir a vacunarse contra el COVID-19.

De igual forma el arzobispo la cúpula católica de restó importancia a los mitos virales contra la vacuna e insistió a la feligresía en que acuda a inmunizarse y evitar las fiestas clandestinas y multitudinarias.

Este jueves de Corpus Christi algunas parroquias permanecieron cerradas, mientras otras realizaron más de un servicio religioso para evitar la aglomeración de fieles.

Durante las actividades también cada sacerdote era purificado antes de bendecir y tocar el pan y el vino para ser suministrados a los feligreses como forma de cumplir de manera estricta el protocolo sanitario.