El vicepresidente administrativo refutó “punto por punto” los alegatos de discriminatorios y de trabajos forzosos.

SANTO DOMINGO.- El Central Romana Corporation respondió a las “acusaciones y difamaciones” que el representante del gobierno de los Estados Unidos, Robert W. Thomas , pronunció el pasado miércoles 23 del corriente y solicitó al presidente de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR), Roberto Herrera, salir al frente en defensa de la empresa azucarera tras ser vetada sus exportaciones.

El vicepresidente administrativo del Central, Leonardo Matos García (Leo), sostuvo que una de las atribuciones de AMCHAMDR es “brindar apoyo a sus miembros y, sobre todo cuando se conoce la trayectoria de la empresa”, por lo que pidió hacer lo propio a Herrera, ya que además,  el escenario utilizado por  el representante de EEUU para hacer los pronunciamientos, fue la actividad que ellos presidían.

A través de un comunicado y con al menos cinco indicadores,  Matos refutó “punto por punto” los itinerarios por los cuales a la empresa le ha sido prohibido comercializar su producto en el país norteamericano, que efecto, fue encasillada como discriminatoria y de aplicar trabajo forzoso hacia los inmigrante haitianos.

Ante la acusación de “abuso de vulnerabilidad” ponderó que todos los procesos de inducción y laboral son informados al personal extranjero en su idioma de procedencia y no en la forma provechosa como el encargado de negocios de la Casa Blanca entiende.

Asimismo, con relación a la retención de salarios y de aislamiento, detalló que su fuerza de trabajo recibe tanto sus ganancias como los incentivos y bonificaciones en el tiempo precisado y a tiempo de acuerdo a lo contractado sin disminución alguna. Además, que ninguno tiene impedimento de salida de la empresa, sino que pueden trasladar con libertad.

Por las horas extras abusivas, la condición de trabajo y de vida,  precisó que “invierten US$2 millones en los programas de reparaciones y mantenimientos” para las comunidades agrícolas. La empresa mediante equipo biométrico registra que la mayoría de los trabajadores laboran menos de siete horas diarias con sus respectivos descansos y, que reciben "un 55.7% de salarios más" sobre el mínimo del sector agrícola con jornada de ocho horas, es decir, RD$622y no RD$400 por día.