Hasta el momento en el país se han aplicado más de 13 millones de dosis, de las cuales casi dos corresponden a la dosis de refuerzo.

SANTO DOMINGO.- Aun cuando el gobierno reafirmó que las vacunas contra el COVID-19, incluyendo la dosis de refuerzo, han sido primordiales en la lucha contra la pandemia en el país, los centros de inoculación de la capital  lucen desolados este viernes.

Mientras que residentes del Gran Santo Domingo se mantienen a favor y en contra de aplicarse la tercera vacuna, que según las autoridades ha contribuido a disminuir los contagios, aún con la presencia de mutaciones del virus.

De las pocas personas que acudieron por una primera, segunda o tercera dosis  a los centros de vacunación  se mostraron a favor de aplicarse la dosis de refuerzo al entender que es la mejor forma para protegerse de un posible contagio de coronavirus durante las fiestas navideñas.

Mientras que algunos, que ya cuenta con sus dos vacunas, aseguraron que no tienen pensado colocarse una tercera, al indicar  que primero deberían aplicarse sanciones para quienes no cumplan con el protocolo sanitario en las calles y el transporte público.

En cambio,  residentes de sectores populosos de la capital no tener interés en iniciar el esquema de inmunización contra el coronavirus.

De acuerdo con un estudio realizado por las autoridades sanitarias junto con la universidad de Yale, la dosis de refuerzo es efectiva y ha sido, junto con las dos primeras dosis, el arma letal contra la pandemia en el país.

Hasta este jueves dos de diciembre en el país se han aplicado poco más de 1.3 millones de dosis de refuerzo.