El ministro de Salud recordó que de acuerdo a un estudio realizado por esa entidad no se ha presentado agravamiento por aplicarse la tercera dosis.

Por Jayssi Capellán

SANTO DOMINGO.- A pesar del número creciente de pacientes hospitalizados y de niños afectados por la pandemia, los centros de vacunación lucen casi desiertos en momentos en que algunos piden establecer nuevas restricciones a la movilidad en las zonas más afectadas a fin de prevenir brotes durante la temporada de compras y fiestas de fin de año.

Mientras que autoridades sanitarias se reunirán la próxima semana para evaluar la vacunación en niños de cinco a 11 años.

El no haber iniciado o completado el esquema de inmunización contra el COVID es el común denominador de los pacientes que ocupan las camas de los hospitales de la capital por la enfermedad.

 

En el caso del Moscoso Puello, 28 personas están ingresadas por el virus, siete de ella en la Unidad de Cuidados Intensivos, y cada una con comorbilidades y ausencia de vacunas.

Asimismo, en el Hospital Robert Reid Cabral unos once niños permanecen ingresados en la unidad de COVID-19.

Mientras la cuarta ola de coronavirus sigue en ascenso, los centros de vacunación lucían desolados  esta mañana. De las pocas personas que asistieron, algunos fueron por la primera vacuna debido a que no se les permitió ingresar a algunos establecimientos como establece la resolución de Salud Pública.

Las autoridades de Salud pública indicaron que este lunes ocho se reunirán con las sociedades médicas especializadas para analizar la data internacional de la vacunación en niños de 5 a 11 años, ya que varios  países han iniciado el proceso.

Asimismo, reiteraron que la  meta del ministerio es lograr vacunar al 70 por ciento de la población durante este mes de noviembre para relajar las medidas de restricción.

El ministro de Salud recordó que de acuerdo a un estudio realizado por esa entidad no se ha presentado agravamiento por aplicarse la tercera dosis.